Tema material
Residuos
GRI 103-2, 103-3 ODS 9.4, 12.4, 12.5

17 Dato de 2017 se ha recalculado debido a ajustes en la forma de cálculo GRI 102-48

Conscientes de nuestra responsabilidad sobre los impactos de la generación de residuos sólidos, vamos más allá de las exigencias regulatorias, invirtiendo en estudios y desarrollo de nuevas tecnologías que nos permitan reducir la cantidad de residuos generados o transformarlos en productos secundarios, para su uso en otras industrias.

Uno de los focos de la investigación en el año fue el proyecto de recuperación de baritina como residuo de la minería de zinc en Cerro Lindo. Las pruebas realizadas en 2018 resultaron en la producción de baritina de alta pureza y densidad y se prevé la construcción de una planta de procesamiento en 2019 (más información en el capítulo Innovación y Tecnología).

Posicionamos nuestra planta de Juiz de Fora como unidad recicladora de materiales. Actualmente, el 24% de la producción proviene de material secundario (reciclado), compuesto por Polvo de Acería Eléctrica – PAE (19,8%), óxido de latón (0,3%), óxido Waelz importado (0,3%), pilas (0,02%) y silicato de bajo contenido (0,44%). Nuestro mandato estratégico prevé aumentar este porcentaje al 33% hasta el 2023 y el 40% hasta el 2025.

La mina de Morro Agudo siguió con el proyecto de producción de polvo de caliza agrícola (PCA), con un 22% de aumento en la producción de Zincal200, producido a partir de lo que antes era el residuo generado en el proceso de beneficio del zinc depositado en presas. Para la producción del Zincal200, hicimos cambios en el proceso, lo que permitió producir un correctivo agrícola rico en zinc. De este modo, además de corregir la acidez, nuestra caliza también aumenta la productividad del suelo, gracias a la presencia de zinc en su composición. Este producto secundario hoy en día representa un ingreso del orden de los U$S 7,4 millones (o el 12% del resultado de la unidad), pero su principal beneficio es el hecho de eliminar la necesidad de construir de nuevas relaveras, lo que significa beneficios tanto ambientales como económicos. GRI 102-2

En Vazante, firmamos una alianza con el Edital Senai Innovación para transformar cadmio y plomo residuales de la operación en productos secundarios mediante rutas de lixiviación, calcinación y flotación o, también por combinación de rutas de transformación. Las pruebas están en marcha, con previsión para terminar en el primer semestre de 2019.

En el programa Mining Lab 2 también seleccionamos una startup con enfoque en la evaluación del potencial de conversión de desecho de la fundición en productos vitrocerámicos. Este proyecto se encuentra en fase inicial (pruebas en laboratorio a pequeña escala) y se continuará en el 2019.

En 2018, nuestras operaciones generaron un total de 19,2 millones de toneladas de residuos minero-metalúrgicos, siendo el 67,7% peligrosos y el 32,3% no peligrosos – aumento del 14,1% en comparación con el resultado de 2017. GRI MM3

Aprovechamiento de pilas ODS 9.4

En Brasil, anualmente se consumen alrededor de 700 millones de pilas, lo que corresponde a 2,1 mil toneladas de zinc contenido. La eliminación incorrecta de este material es nociva para el medio ambiente y la salud de las personas y todas las iniciativas de recuperación de los materiales contenidos en las pilas y correcto destino de los desechos son bienvenidas.

En nuestra unidad de Juiz de Fora hemos recibido las pilas recogidas por Green Electron – Gestora para Logística Reversa de Equipos Electroelectrónicos, fundada en 2016 por la Asociación Brasileña de la Industria Nacional de Electro-electrónicos (Abinee).

Nuestro consumo aún es restringido, con tratamiento de solo el 1% del zinc contenido en las pilas (o 76 toneladas). Pero hemos estudiado formas de ampliar el uso de pilas en nuestra producción. Para 2019, la meta es duplicar nuestra captación para reciclar aproximadamente 200 toneladas de pilas. La escoria del horno donde se procesa la pila se destina a la industria del cemento, cerrando el ciclo del reciclaje.

Volumen de residuos (mil toneladas) GRI 306-2, MM3

18 Dato de 2017 se ha revisado debido a ajustes en la forma de cálculo. GRI 102-48

Gestión de presas y relaveras

La gestión de presas y relaveras es uno de los principales riesgos asociados a la actividad de minería. Para realizar el control y monitoreo de nuestras 47 presas y relaveras (23 en Brasil y 24 en Perú), aplicamos directrices de la International Commission on Large Dams (Comisión Internacional de Grandes Presas).

Actualmente, utilizamos tres métodos de disposición de residuos en nuestras operaciones: presas, apilamiento en seco (dry stacking) y retorno a la mina, rellenando los espacios de donde se retiró el mineral (backfill). Para todos los métodos de control y monitoreo seguimos las legislaciones vigentes de cada país donde operamos.

Algunas operaciones pueden combinar uno o más métodos de disposición. En las unidades de Atacocha, El Porvenir y Cerro Lindo, en Perú, adoptamos el sistema backfill, mediante el cual el 38% de los desechos regresa a las minas del Complejo Pasco (Atacocha y El Porvenir) y el 48,7% a la mina de Cerro Lindo, donde parte del residuo se filtra, separando el agua y los sólidos. El agua se recircula y el desecho filtrado se envía a las pilas para compactarlos. En los nuevos proyectos de Brasil (Aripuanã y Caçapava do Sul) se está considerando este mismo modelo.

Comenzamos el proyecto de disposición de desecho filtrado en la mina de Vazante, que obtuvo la licencia de instalación en 2017. Con una inversión de US$ 44 millones, hasta el 2020, la unidad pasará a utilizar el método de apilamiento en seco, que reduce los impactos ambientales y los riesgos a la operación.

La gestión de las presas y relaveras es uno de los temas incluidos en nuestros procesos de gestión de riesgos del negocio y regularmente se discute en las reuniones ejecutivas, donde se presenta un informe sobre la estabilidad de dichas estructuras. Disponemos de procesos y procedimientos que forman el Sistema Integrado de Gestión de Presas (SIGBar) y un Sistema Integrado de Gestión de Depósitos (SIGDep). Estos dos sistemas están compuestos por 12 módulos que establecen las reglas y medidas de las acciones regulares de monitoreo, de donde llevamos a cabo el control de todas las estructuras. El SIGBar establece las directrices para la gestión de los documentos, monitoreos, evaluación, análisis de riesgos, cumplimiento de las normas y legislaciones, capacitación del personal, operación de las estructuras y otras disposiciones.

Este trabajo lo acompaña permanentemente una empresa independiente, que recibe los datos de las inspecciones quincenales y, mensualmente consolida los datos de todos los monitoreos para emitir informes de estabilidad. En 2018, las estructuras que se encontraban inactivas se incluyeron en el SIGbar para que pudiéramos realizar el seguimiento de forma efectiva y segura.

Para 2019, tenemos como meta instalar el sistema de sirena en todas las unidades de Brasil y Perú. La cantidad de sirenas necesaria en cada localidad depende de la topografía del lugar y de la zona de autoprotección caracterizadas en el Plan de Atención a Emergencias (PAE) de cada presa. Tras la instalación de las sirenas, se llevarán a cabo simulacros con las comunidades locales.